Liderazgo: Licencia para mandar.

Liderazgo: Licencia para mandar

Entrevista de David Giner.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde el capítulo de Valencia del PMI nos hemos acercado a Jesús Portilla para que nos cuente algo más sobre su libro «Líder 007 con licencia para mandar», y nos ayude a resolver las dudas que a todo director de proyecto nos surgen sobre liderazgo y gestión de equipos.

ENTREVISTA: 

David Giner: Para comenzar me gustaría emplear una palabra que utilizas en el título del libro. ¿En qué consiste “tener licencia” para ser un líder? ¿Es correcto cuando se dice que el liderazgo es innato o qué solo pueden ejercerlo ciertas posiciones en la empresa?

Jesús Portilla: La licencia y el poder para mandar al equipo la otorga directamente el ser responsable de un departamento o de un proyecto; digamos que le da «la licencia» y «el derecho» para poder para mandar y para que ejecuten sus planes de acción.

Pero es que de ahí parte todo lo que pretende aclarar este libro, la misión del líder no es mandar sino liderar y liderar es enamorar a las personas para conseguir un sueño, porque las emociones se contagian y llevan a los resultados. No consigues lo que quieres sino lo que eres y transmites.

Hay personas que aun estando dentro de un escalafón medio o bajo dentro de la empresa, han nacido para líderes por los valores humanos que puede aportar: por su poder de convicción, porque saben contagiar ilusión, porque son motivadores natos, porque tienen la gran facultad y el gran don de influir en las personas para lograr un objetivo común.

Hay otras personas que tienen muy buena formación, cualificación y preparación profesional y aun manteniendo cierta posición en la empresa, no saben dirigir equipos porque solo saben imponer. Estas últimas personas pueden aprender, pero solo si su grado de humildad les permite ver la importancia de saber escuchar al equipo y aceptar sus propuestas, defendiéndolas ante la dirección a pesar de sus discrepancias.

El líder no es el que destaca sino el que hace grandes a los demás ante un objetivo común.

DG: Las personas buscan convertirse en líderes por el mero hecho de mandar. En uno de los capítulos planteas que el lector se pregunte, “¿Para qué quiero ser líder?” Me gustaría conocer, ¿Qué objetivos debería perseguir una persona que quiere liderar un equipo?

JP: Ejercitar el poder no es ser un líder. Algunas personas buscan ser líderes no solo por el mero hecho de mandar y ordenar, sino por el poder que les otorga, el prestigio, el estatus y el buen salario que puede significar ser responsables de un proyecto o un departamento.

Pero no todos saben ni sirven para mandar. No es fácil mandar porque ante todo uno debe ser humilde y actuar como guía. Un verdadero líder tiene que creer en el proyecto y después saber ilusionar al equipo para que lo sientan con el mismo entusiasmo, escuchando y valorando las aportaciones de sus colaboradores, y por supuesto tener siempre un gran afán de servicio al cliente, hacia su propio equipo y a la empresa.

DG: A veces, se confunde liderazgo con manipulación. Por eso en el libro indicas que el líder no debe “convencer venciendo”. ¿Qué significa?

JP: Bueno eso solo lo confunden los que no son verdaderos líderes, los que yo llamo «líderes de pacotilla». Utilizan la manipulación porque no saben convencer a su equipo: engañan, amenazan y les atemorizan con malas artes para convencer venciendo. 

Eso es lo que lamentablemente y erróneamente hacen muchos malos líderes, convencer venciendo. El verdadero líder tiene que vencer convenciendo, implicándose él mismo primero y haciéndoles ver el proyecto, engrandeciendo a las personas que lo integran, y que se sientan parte importante de él viendo el gran servicio que ese proyecto va a proporcionar a sus clientes. 

La gente olvida lo que haces y lo que dices, pero nunca olvida cómo le haces sentir. Esto siempre lo debe tener presente un líder.

DG: Durante el ciclo de vida de un proyecto, hay diferentes momentos. ¿Cómo se debe ir adaptando el liderazgo? ¿O solo hay un tipo de liderazgo?

JP: Bajo mi punto de vista el liderazgo empieza en el minuto uno del proyecto. Lo primordial es tener la máxima información sobre el proyecto recabando todos los datos posibles de la dirección; si no se conoce al equipo, personal y profesionalmente, esa será una importante misión antes de empezar, así como transmitirle el objetivo, entusiasmarle con las excelencias del mismo, con la misión de cada uno, con lo importante y necesario que es unir las capacidades de todos y con la valiosa aportación que significará su éxito para los deseos del cliente o lo que aportará a la sociedad.

Como comento en el libro, la fuerza de la ilusión conduce hacia los resultados, porque emocionar a las personas les hace sentirse parte importante del proyecto y de la empresa.

Para mí solo hay un tipo de liderazgo, el todos a una, empezando por el propio líder que siempre deberá ser un referente para ellos. El equipo siempre tiene que creer en el líder.

DG: Actualmente, todos estamos afrontamos proyectos, ya sean profesionales o personales, ¿qué crees que aporta el liderazgo para que un proyecto consiga el éxito?

JP: El líder es el guía, por lo tanto el éxito del proyecto siempre dependerá del camino que haga seguir a su equipo. 

Para mí, el liderazgo tiene lugar primero en la familia. La familia necesita guía, orientación, consejo, escucha, atención, seguridad, apoyo…, en definitiva un buen referente; por eso es muy raro que alguien que no sepa gestionar su propia familia sea un buen líder.

El liderazgo aporta muchos activos fundamentales: orientación, planificación, objetivo común, entusiasmo, motivación, entendimiento, soluciones, seguridad, respaldo y protección del equipo… añadiendo valor a la vida de los demás y dejando huella. 

Liderazgo es hacer que las cosas ocurran desde el alma y el corazón de cada una de las personas que componen su equipo. El líder debe sacar la mejor versión de sí mismo, para obtener también la mejor versión de sí mismo de cada uno.

DG: Muchas gracias por tu tiempo. Antes de despedirnos, ¿te gustaría mencionar algo sobre tu libro?

JP: Muchas gracias a vosotros por permitirme transmitir la importancia que tiene saber ejercer un buen liderazgo.

En cuanto al libro, solo decir que es un libro escrito con el corazón que pretende dar a conocer desde experiencias vividas, la importancia de ejercer como líder sabiendo entusiasmar y engrandecer a las personas que componen un equipo para que, moviéndoles a la acción, logren juntos cualquier objetivo.

La actual deshumanización de las empresas necesita de líderes valientes, capaces y dispuestos a poner su alma en un proyecto, transmitiendo los valores fundamentales para que su equipo ponga el corazón en el mismo.

Jesús Portilla se define como escritor, comunicador, blogger, ejecutivo del optimismo e ingeniero de la felicidad. Destaca por encima de todo la familia: «quien no sabe hacer familia, no sabe dirigir equipos». 

Profesional con 40 años de experiencia laboral, 60 años de experiencia personal, muchas cosas que enseñar y siempre abierto a seguir aprendiendo y ayudando a quien lo necesite. Orgulloso también de sus colaboradores y compañeros, y agradecido siempre por su respeto y cariño.

Su pasión es ser escritor de novelas, libros de crecimiento personal y comunicador. 

Más información en sus publicaciones, blog, webnovelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *