El Project Management de todos los días

El Project Management de todos los días

Artículo de José Miguel Yanez.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tengo la percepción de que cuando la gente habla de Project Management, lo primero que le viene a la mente son los grandes y complicados proyectos con inversiones millonarias, de gran envergadura…

Cuando en realidad, la gerencia de proyectos tiene aplicaciones más comunes de las que no nos percatamos y que de alguna manera, la mayoría de nosotros ha aplicado las nociones básicas del Project Management en cosas corrientes del día a día.

Siempre pienso en la cocina, o mejor dicho la planificación de una comida, sea para la familia, para la pareja o para conquistar a quién nos gusta; como un buen ejemplo de aplicación los pasos básicos para desarrollar un proyecto.

Veamos, recordando los cinco grupos de procesos: Iniciación, Planificación, Ejecución, Monitorización y Cierre:

Iniciación: Cuando decidimos hacer la comida, lo primero que establecemos es quién o quiénes serán los invitados y porqué haremos la comida (cómo dije antes, para conquistar a la pareja, para celebrar el cumpleaños, o simplemente como excusa para reunir a los amigos), es decir hemos establecido el “Develop Project Chapter”

Planificación: Luego, pasamos a planificar nuestra comida, cual es la fecha probable, ¿es la fecha propuesta adecuada para las personas involucradas, para realizar la compra, etc.?, la localización, cual es el presupuesto de que disponemos, cómo llegarán los recursos presupuestarios, el tipo de comida, los ingredientes necesarios y donde buscarlos, los riesgos involucrados según el tipo de comida (digamos que quieres impresionar a tu pareja, le quieres hacer una comida Filipina pero no sabes ni freír un huevo y además parte de los ingredientes necesarios no se compran en el súper de la esquina y para colmo, no sabes si le gusta ese tipo de cocina o si tiene alergia a la leche de coco ☹…), cómo manejar los riesgos y cómo asegurarnos de que quedará bien (control de calidad), además, cómo haremos las invitaciones (en el caso del ejemplo, mejor será avisar a nuestra pareja de que antes de seguir con la idea de la comida filipina 😊)

Ejecución y Monitorización: ¡Aja! ¡Y llega el momento de la ejecución! A poner en práctica los planes que hemos hecho, controlar que lo que estamos cocinando (sea que lo compramos ya hecho o que lo estemos haciendo) esté al punto perfecto y que sepa a lo que debe saber, que el riesgo de que se nos queme lo que hacemos esté controlado, que los ingredientes comprados esté dentro del presupuesto que nos habíamos puesto, que nuestro (o nuestros) invitado no fallen a la cita y que realmente las expectativas por la comida han sido cumplidas y que realmente ha sido un éxito en toda regla!

Cierre: Y llegó el momento del cierre del proyecto, en nuestro caso, la sobremesa, el baile (o en el caso del ejemplo que comenté antes, lo que venga ya luego lo dejo a vuestra imaginación 😉) y la revisión del día después, realmente cuánto costó todo en general, qué cosas aprendimos, qué cosas volveríamos a hacer y cuales efectivamente no hay que volverlas a hacer, ¿se fueron todos satisfechos?

Y por último a pensar en los recuerdos alegres y ¡para cuando volvemos a quedar para comer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *